4/12/14

Packaging

Cuando la apariencia, sí, importa

Cada vez más oímos hablar del "Packaging". Pero, ¿que es exactamente? 
La palabra inglesa hace referencia, de forma general, al envoltorio, al embalaje o al envase de productos. 
Dentro de todas las áreas del diseño, el desarrollo del packaging es, sin duda, uno de los más complicados, 
ya que puede incluir un gran numero de aspectos en su realización.

Hablamos no solo de las cuestiones intrínsecas al diseño y a la utilización de materiales 
y estructuras adecuados, sino que, también, de coste, apariencia, funcionalidad, fabricación, 
sostenibilidad, competitividad, patentes, y una serie de otros aspectos.
El resultado final de todo el proceso, tiene que estar de acuerdo, no solo con las normas legales 
y aspectos culturales del país donde será comercializado el producto, sino que, también, 
tiene que estar de acuerdo con toda la estrategia de comunicación del mismo.


Más ejemplos aquí

Actualmente se entiende que la importancia de un envase no simplemente reside 
en contener un producto, sino que también tiene que ser capaz de venderlo. 
Si nos fijamos bien, el embalaje tiene un papel fundamental en nuestra decisión de compra. 
Durante todo el proceso de creación, diseñadores y empresas utilizan metodologías específicas 
de trabajo para abordar sus proyectos, pensando en como mejorar el packaging de sus productos, 
como hacerlos más atractivos a los consumidores y como diferenciarlos de la competencia, 
dotándoles de un estilo propio que los caracterice y distinga de los demás. 

Al estar directamente relacionado con el coste final el producto, en el que está incluido, 
lo más común es que veamos embalajes más elaborados en los productos de precio más elevado, 
aunque no siempre es así. La creatividad juega un papel importantísimo en el packging 
así como en el diseño en general. Hablamos no solo de un diseño novedoso, sino que, 
también de una nueva manera de mirar a lo ya establecido.


Con la constante evolución de los materiales, soluciones que parecían inmutables 
y hechas para toda la vida, como el embalaje de los huevos, por ejemplo, parecen tener nuevas versiones, 
diferentes y más atractivas en su aspecto pero, lo más interesante, más amables con el medio ambiente.
La creciente demanda de productos ecológicos y orgánicos hace que el desarrollo del packaging 
para esos productos siga su misma línea. Menor cantidad de materiales, para generar 
la menor cantidad de residuos y que esos residuos puedan se reciclados, 
teniendo muy bajo impacto medio ambiental.

Toda una nueva línea de desarrollo de packaging viene surgiendo de ahí.
Hasta hace muy poco, el envase no era nada más que algo para envolver el producto 
en su largo viaje por toda la cadena de producción y transporte 
hasta que llegara a su destino final, ser consumido. 
A partir del momento en que se consume el producto, 
el envase del mismo ya no es necesario y se trasforma en basura. 
Pero, y si nos es así?
maceta con botella pet! via brudiy

Cada vez más vemos en el mercado, envases que pueden tener una segunda vida.
Desde botes de miel de cerámica que se trasforman en macetas
hasta botellas de bebidas energéticas que pueden ser reutilizadas como pesas.
 La creatividad y la originalidad en este campo no tiene límites. 
Y, aunque muchas veces, el propio fabricante no piense dar una segunda vida al packaging de su producto, 
podemos hacerlo nosotros mismos gracias a los más variados tutoriales que encontramos en blogs 
y paginas web, que nos enseñan como trasformarlos en algo original.



Ahora que llegan las fiestas, empezamos a pensar en los regalos y, como consecuencia, en los envoltorios. 
Podríamos pensar en como nosotros mismos podemos utilizar el concepto del packaging
Es un buen momento para hablar del tema.
Por qué no fijarnos más en como envolver nuestros regalos aprovechando lo que ya tenemos en casa? 

Papeles, tejidos, cintas, hilos, periódicos, todo puede trasformarse 
en material para envolver de forma original y exquisita un regalo.
No hay nada más agradable que recibir algo, por más simple que sea, 
y darte cuenta que ha sido envuelto con cariño y atención. 
Como vimos, y sabemos por experiencia propia, el packaging agrega muchísimo valor al regalo en si. 
¿Lo probamos?



Artículo publicado en el periódico El Día en 29/12/2014



15/11/14

Mujer a la venta


No siempre la moda y la publicidad nos tratan como deberían


Como una muñeca plástica, perfectas y dispuestas a enseñar nuestro cuerpo para vender lo que sea.
Así aparecemos muchas veces las mujeres.
En mi artículo de hoy en el periódico el día hablo de como la moda y la publicidad tratan a las mujeres.

Como era imposible poner todas las fotos relacionadas al tema en el periódico, en esa entrada vais a encontrar una selección de fotos que me parecen muy negativas para la imagen de la mujer.

Tom Ford es el que más recurre a la publicidad sexista
y a la utilización del cuerpo femenino para vender lo que sea.
Algunas imágenes de su tiempo en Gucci:



Y algunas imágenes para su propia firma:






 La necesidad de chocar y la utilización de la mujer como objeto llegó a su máximo con la campaña de su perfume masculino:





Y infelizmente otras marcas también lo hacen,
utilizando la violencia de género como paño de fondo para sus productos:





A Jimmy Choo le pareció bien que una modelo "muerta" en un maletero de un coche con su supuesto asesino listo para cavar su tumba en el desierto llevara sus zapatos...


Y a Valentino que un policía pise el cuello de una modelo con un vestido "rojo valentino"...


El chiste fácil de Burguer King llega a ser deprimente...


Mirando las imágenes arriba, queda claro que el sexo vende y que el cuerpo femenino parece ser quizás, la moneda de cambio más fácil de la publicidad.

¿Vosotros que pensáis de todo eso?
Me encantaría oír vuestras opiniones sobre el tema.

(Para leer el artículo, pincha aquí)

13/11/14

Inspiration boho: cuando más es... más!

Más colores,
Más accesorios,
Más capas,
Más estampas,
Más texturas,
Más osadía,
Más riesgo,
Más diversión!
;-)

























4/11/14

Eight & Bob


Hace poco me acordé de una historia de las que merecen ser contadas.
La de un perfume poco conocido del público en general.
Un producto de alto lujo, no porque su precio sea inalcanzable sino por tener,
detrás de su nombre excéntrico y su embalaje singular, una historia muy interesante.
Y el conocimiento, sí, es un lujo.
Nos trasladamos a principios del siglo XX, con Albert Fouquet, 
hijo de un aristócrata parisino que creaba maravillosas y exquisitas esencias para su uso personal. 
Asiduo frecuentador de las más altas esferas del jet set francés, conocido por su elegancia y por los maravillosos aromas que desprendían su impecable presencia.
Como gran parte de la aristocracia francesa de la época, Fouquet pasaba los veranos en la Costa Azul. 
Es ahí, en 1937, cuando empieza nuestra historia. 

Ese verano el francés conoció a un joven estudiante americano, entonces con 20 años, 
que viajaba por la Riviera Francesa en un coche descapotable. 
Hechas las presentaciones, los dos se quedan impresionados. 
El americano por la elegancia y el singular perfume que desprendía el francés y este, 
por la simpatía y el impresionante carisma del joven americano. Su nombre: John F. Kennedy.
Tanto le impresionó al francés el carácter de Kennedy y que le llamara tanto la atención su perfume, que decidió enviar a su hotel un ejemplar con una nota que, supuestamente, decía: 
"Aquí encontrarás la dosis de glamour francés que le falta a tu simpatía americana."

Poco tiempo después, Fouquet recibía desde Estados Unidos una carta del joven Kennedy, 
agradeciéndole el detalle y contándole el gran éxito que había tenido el perfume entre sus amigos. 
En la carta, Kennedy también le pedía a Fouquet que le enviara 8 ejemplares del perfume y, 
si fuera posible, uno más para Bob. 
Seguramente impresionado con la seguridad y el desparpajo del americano, 
Fouquet decide enviarle una caja con muestras de la esencia. 
Con la ayuda de Philippe, su mayordomo y ayudante en sus experiencias con los aromas, 
consiguió en una farmacia parisina los frascos de cristal que consideró adecuados para su exquisita poción. 
Preparó la cantidad de perfume suficiente para rellenarlas y encargó unas cajas especiales, 
que reproducían las rayas de la camisa que llevaba Kennedy cuando se conocieron. 
Como toque final, preparó etiquetas con el simpático nombre "Eight and Bob", 
haciendo alusión a la irreverente petición del americano.
Algunos meses después, Fouquet se sorprende muchísimo cuando empieza a recibir, 
desde Norte América, cartas de conocidos actores, productores y directores de cine. 
El padre de Kennedy, uno de los afortunados a recibir un frasco de "Eight and Bob", 
era un gran inversor de la industria cinematográfica y su perfume no pasaba desapercibido 
en las reuniones y fiestas a las que acudía. 
Actores como Cary Grant o James Stewart escribían a Fouquet preguntando como podrían obtener, 
también ellos, su maravillosa creación. 
Con la prematura muerte de Fouquet en un accidente de coche y 
la posterior llegada de la II Gran Guerra Mundial, Philippe, el mayordomo, 
realizó los últimos envíos escondiendo los frascos dentro de libros, 
que cortó cuidadosamente a la mano para que encajasen perfectamente y 
pasasen desapercibidos a los alemanes.

Algunas décadas después, gracias a la familia del mayordomo, 
la formula de "Eight and Bob" ha sido recuperada y, a pesar de su artesanal proceso de elaboración e ingredientes caprichosos, el perfume pudo seguir su producción.
Quizás era la clave del éxito de JFK con las mujeres y fue su arma de seducción
para conquistar a Marilyn Monroe.
Quizás ella le respondió con algunas gotas de Chanel Nº5. Y nada más.
Pero esa, ya es otra historia…



Artículo publicado el 01/11/2014 en el periódico El Día.

27/10/14

Purple Buddha Project

Acabo de descubrir a través de Eco Fashion Talk, un proyecto muy interesante:
Joyería reciclada desde restos de bombas, armas y municiones,
sobre todo de países como Cambodia y Laos,
las dos naciones más bombardeadas de toda la historia.


Un triste récord que nos debe servir, al menos, para aprender algo y para recordarnos que nuestra capacidad de destrucción solo es superada por nuestra capacidad de creación.




Nunca estuve en Laos pero sí en Cambodia y soy una enamorada de su pueblo, 
gente muy acogedora y de buen corazón.
La marca también trabaja con fragmentos de meteoritos,
monedas de la "British East India Company" y pedazos del muro de Berlín.


Materiales poco comunes y con su propia y poderosa significación cultural para crear
 piezas con fuerte contenido emocional y ético, en un proyecto que emplea artesanos de los dos países
a través de asociaciones de comercio justo.





Para saber más sobre The Purple Buddha Project,
pincha aquí.